¡Talen!

Los indios lo predijeron, los evangelistas lo pregonan y Hollywood lo vuelve espectáculo: el mundo se va acabar, el sol va a apagar, la vida que conocemos terminará. En algún momento eso comenzó a ser cierto, quizás cuando ya no fue posible pensar nuevos modos de vida en territorios devastados por el extractivismo. Históricamente se abren y cierran formas de vida como flores: algo que crece, embellece y muere. Y una nueva flor que viene detrás. Pero, ¿qué puede florecer en donde ya nada crece?

En “¡Talen!” Amílcar Bo nos suelta en el medio de una de esos ciclos: en el norte argentino, el bosque de quebracho colorado está agotándose. Explotado hasta el agotamiento para la extracción de tanino por la compañía inglesa “La Forestal”, el bosque desaparece y amenaza la forma de vida de toda una región. Los rumores crecen: que parece que no hay más quebracho, que la empresa se va, que nos vamos a morir de hambre. En la confusión que se abre entonces, alguien descubre una antigua flor escondida. ¿Hacia dónde llevará a los hacheros el hilo de su perfume?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s